Dolor eterno

Benjamín Vicuña: "Él me explicó que no estaba en ese ataud sino en el cielo..."

El actor abrió su corazón en una entrevista que lo llevó a tocar temas sobre los que aún hoy le cuesta hablar en público, como la pérdida de su hija Blanquita
martes, 14 de noviembre de 2017 · 06:30:00 p.m.

CHILE (Redacción) - El actor chileno Benjamín Vicuña participó en su país natal de uno de los más importantes programas de entrevistas conducido por Diana Bolocco. Durante la charla el artista se animó a revelar datos del momento más dificil de su vida, la muerte de su hija Blanca.

Sin dudas como para cualquier padre, la perdida de un hijo es una situación que te marca para toda la vida y así lo hizo saber el actual novio de la Eugenia China Suárez. “Atravesé un momento muy delicado, difícil y soy otra persona después de lo de mi hija. Y decidí, conscientemente, honrar la vida, aferrarme a esta vida. Por momentos, sentí que me iba a tirar… Me aferré a mis hijos, a la familia, a mi trabajo y al amor, y a la proyección”, aseguró.

También contó cómo incide su actual pareja. “Lo que pasa es que no es fácil estar conmigo. Porque soy una persona, y ella lo sabe, que no hay un día en que no recuerde a mi hija, que no… Es complicado decirlo. Pero, en el fondo, hay que estar. Y ella está con mucha grandeza y madurez”.

Cuando la periodista le preguntó si alguna vez se había planteado por qué perdió a su hija, el actor abrió su corazon y aseguró: "No, eso no tiene explicación, no tiene nombre. No lo voy a entender nunca. Pero sí te puedo decir que atravesé un momento de mucha rabia. Luego de resignación y hoy, después de cinco años, la pena se transforma en evocar lindos momentos, y cuando recuerdo, sonrío. Y hablo de ella todos los días con mis hijos, y está presente todo el tiempo. Todo el tiempo. Está en lo cotidiano, en mi trabajo, está en todas partes".

 Luego la charla se enfocó en cómo había vivido la perdida de su hermana el pequeño Bautista. "Con la lógica y la filosofía de la fe, él me explicó a mí que mi hija ya no estaba ahí, que no estaba en ese ataúd sino que estaba en el Cielo. Desdramatizando, y con esa grandeza y sabiduría entendí que tenía que volver a la fe. No tenía otro camino de rebeldía porque el otro camino era para mí demasiado oscuro y terrible. Por él y por mis otros hijos decidí honrar la vida, abrazar esta vida maravillosa, cruel, misteriosa, rara y seguir adelante. Por ella, también.  

Cargando más noticias
Cargar mas noticias