El PSG16 puso en pista el Citroën