Científicos: permanece la pelea