Olavarría, otra noche de terror