Perú, bajo agua y lodo