Silencio y tensión: un país al rescate