• 17º Actual
  • 17º Max
  • 13º Min
  • Buenos Aires

Lunes  22 de Mayo 18:28 hs

VATICANO

Papa Francisco: "Ningún fin justifica la destrucción de embriones"

El Sumo Pontífice elogió el trabajo de los científicos que trabajan para tratar enfermedades genéticas

BUENOS AIRES (Redacción) – El Papa Francisco afirmó hoy, dirigido a los genetistas en busca de una cura para la enfermedad de Huntington, que "ningún fin, incluso noble en sí mismo, como la previsión de una utilidad para la ciencia, para otros seres humanos y la sociedad, puede justificar la destrucción de embriones humanos".

El Papa recordó la "gran expectativa" hacia ellos, de quienes "depende la esperanza de poder hallar el camino para la curación definitiva de la enfermedad, pero también para la mejora de las condiciones de vida de estos hermanos y el acompañamiento, sobre todo en las delicadas fases del diagnóstico, frente a la aparición de los primeros síntomas".
 
Asimismo, Francisco bendijo el trabajo de estos científicos y los alentó a seguirlo, "siempre con medios no contribuyan a alimentar la "cultura del descarte" que se insinúa a veces en el mundo de la investigación científica". "Algunas ramas de investigación, en efecto, utilizan embriones humanos causando inevitablemente su destrucción", subrayó.
 
A su vez, el Papa reclamó que la enfermedad no se oculte y recordó que "para Jesús la enfermedad nunca fue un obstáculo para encontrar al hombre, al contrario". "La enfermedad no puede y no debe hacernos olvidar que a los ojos de Dios nuestro valor sigue inestimable".

Tras la audiencia, Francisco saludó y tocó a los enfermos y familiares, insistiendo en el hecho de que hay que abatir los muros del estigma y la marginación. También alentó a las familias a no sentirse solas, "a no ceder a la tentación del sentido de vergüenza y culpa". "Los desafíos diagnósticos, terapéuticos y asistenciales que plantea la enfermedad -dijo el Papa, dirigido a los médicos- son muchos", y les pidió ser "punto de referencia para los pacientes y sus familiares, que en diversas circunstancias deben afrontar las duras pruebas que implica la enfermedad, en un contexto sociosanitario que a menudo no está a la altura de la dignidad de la persona humana".

Qué es la enfermedad de Huntington

Es una rara anomalía genética que produce una alteración en todas las funciones y es hereditaria. Se trata de una enfermedad de origen genético que se produce por un defecto en el cromosoma N°4 y hasta el momento no tiene cura.

 

Es la enfermedad que padece Brenda, la joven argentina de 15 años que fue recibida por el Papa Francisco, en un intento por darle más difusión a esta enfermedad rara que indefectiblemente conduce a la muerte. Dicha anomalía en el cromosoma N°4 produce que una parte del ADN se repita muchas más veces de las que debería. Esa repetición tiene el nombre de CAG. En una persona sana, esa sección de ADN se repite entre 10 y 28 veces. En una persona con el mal de Huntington se da entre 36 y 120 veces.

 

La enfermedad, según informa la biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., se va transmitiendo de padres a hijos. A medida que va pasando de una generación a la siguiente, el número de repeticiones va aumentando. A más repeticiones, mayor probabilidad de que los síntomas aparezcan a más temprana edad. Por ello, dentro de una familia, a medida que la enfermedad se va transmitiendo, en cada generación los síntomas comienzan a aparecer cada vez más temprano.

Lo más frecuente es que los síntomas de la enfermedad comiencen a manifestarse a la edad adulta, entre los 30 y 40 años. Sin embargo, hay una forma de la enfermedad que comienza a manifestarse en la niñez o adolescencia, como es el caso de Brenda.

Síntomas

El Huntington va produciendo un deterioro en todas las funciones y se puede manifestar con una gran variedad de síntomas: pueden producirse movimientos anormales (movimientos faciales, muecas, movimientos espasmódicos), cambios en el comportamiento (malhumor, psicosis, paranoia), también puede producir deterioro cognitivo (pérdida de memoria, capacidad de discernimiento, dificultades de lenguaje) y también puede provocar dificultades para deglutir, o afectar el habla. Actualmente el único tratamiento posible es atacar, a medida que van apareciendo, cada uno de los síntomas. La prevalencia estimada de la enfermedad, a nivel mundial, es entre 5,5 y 8,5 personas cada 100.000 habitantes.

 

Brenda

En el caso de Brenda, según contó su médica genetista Claudia Perandones, los síntomas comenzaron a muy temprana edad, cuando tenía 10 años. "La enfermedad se manifestó con un tic fónico, similar al síndrome de Tourette”, reveló. Actualmente puede padecer convulsiones, dificultades en el habla, el desplazamiento y la deglución. También sufre un retraso madurativo. Heredó la enfermedad de su papá, que murió el año pasado a los 40 años. También su abuelo la padecía.

 

Copyright EL INTRANSIGENTE.COM 2015. Por favor no corte ni pegue en otros sitios nuestras notas. NO ESTA AUTORIZADO A REALIZAR ESTA ACCIÓN. Usted tiene la posibilidad de redistribuirlas usando solo nuestras herramientas de redes sociales.
Comentarios Libres
Fieles a nuestro estilo de respetar la libertad de pensamiento, El INTRANSIGENTE.COM invita a los lectores a volcarlo en esta sección, recordándoles que es una tribuna para el intercambio de ideas y no un ámbito para el ataque. Consulte las normas de uso del servicios.
  1. grafico
    ALBERTO | 19/05/2017 | 14:19
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (7) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. AXEL, EL AMIGUITO DEL MANKKKO, AS CO

El Intransigente, República Argentina. © Copyright 2017 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos