FEMICIDIO EN TANDIL

Una relación tóxica detrás del femicidio de Tandil "llamadas, hostigamiento y piedrazo"

Ailín Torres vivió una verdadera odisea después de terminar su relación con su ex pareja de casi una década, Alejandro Gómez, quien meses después la terminaría matando
lunes, 13 de noviembre de 2017 · 05:03:00 p.m.

BUENOS AIRES (Redacción) - Según lo que se pudo reconstruir hasta el momento de parte de sus allegados es que Ailín Torres vivió una verdadera odisea después de terminar su relación con su ex pareja de casi una década, Alejandro Gómez, quien meses después la terminaría matando. Desde que había cortado su relación el joven empezó a hostigarla. Primero fueron insistentes mensajes de texto y llamadas telefónicas, pero la violencia fue aumentando día a día. 

Gómez luego de los mensajes y las llamadas, no teniendo éxito con eso, empezó a pararse frente a la vivienda, en una actitud inimidatoria por la que, más de una vez, la joven corría abruptamente las cortinas para no verlo. El hombre despechado llegó incluso a tirarle piedras a la ventana de la casa donde vivía la joven y romper vidrios, en una escalada de acciones violentas que terminaría con el crimen de Ailín a cuchilladas en el baño de su casa mientras su pareja actual estaba en la cama. 

La historia de Torres y Gómez 

Ailín y Damián se conocieron en la secundaria y estuvieron de novios durante casi 10 años. Muchos de sus allegados hablan de una “relación tóxica” porque ella era “muy alegre y activa” mientras que él era “solitario y sin iniciativas propias”. Según las versiones de los amigos, la pareja vivía de los ingresos que ella generaba con los trabajos de peluquería canina.

El círculo social que frecuentaba Gómez era únicamente el de Ailín porque él era “una persona solitaria, con dificultades para encarar proyectos”. Aseguran que jugaba todo el día a los videojuegos o miraba televisión. Después de varios años la chica decidió poner punto final a la pareja y a los pocos meses rehizo su vida con un policía.

A pesar de la insistencia de sus amigos, Ailín nunca denunció a Gómez por acosador después de la ruptura. Según trascendidos, Damián tenía una juego de llaves del departamento que devolvió hace pocos días y ,del que aparentemente, se dejó una copia sin autorización. Con el fin de la relación aparecieron las llamadas y mensajes amenazantes. También vigilaba el departamento de la joven y se asomaba por las ventanas lo que obligó a la joven a vivir con las persianas cerradas.

Un familiar de la joven aseguró a los medios tandilenses que en una oportunidad Gómez le pateó la puerta a Ailín y le rompió el vidrio de una ventana.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias