EXCLUSIVO

Andrés Gil Domínguez: “El caso de Milagro Sala es más grave que cualquier otro”

Ante la gran cantidad de exfuncionarios que son investigados, desde El Intransigente hablamos con un abogado experto quien aseveró: 'Hay que ver si estamos pasando de Justicia legítima a Justicia amarilla'
martes, 14 de noviembre de 2017 · 08:05:00 p.m.



BUENOS AIRES (Redacción) - Durante los últimos días, la Justicia argentina parece haber pisado el acelerador en las causas donde exfuncionarios del kirchnerismo son investigados por diferentes causas. Es por eso que el ciclo de entrevistas exclusivas de El Intransigente convocó a Andrés Gil Domínguez, profesor de Derecho Constitucional en la UBA y la Universidad Nacional de La Pampa, además de Director General de AGD Consultora; para dilucidar las denuncias que existen sobre las detenciones de Amado Boudou, Julio De Vido y la referente de la Tupac Amaru. En ese sentido, el letrado aseveró: “El caso de Milagro Sala es más grave que cualquier otro”.

Abigail Lassalle: Andrés, ¿te pareció arbitraria la detención de Boudou? 

Andrés Gil Domínguez: Me parece que hay que hacer un análisis en dos planos. Desde el punto de vista constitucional y del de los tratados que tienen por objeto combatir la corrupción. Desde el punto de vista del Código procesal-penal, es posible detener una persona de forma preventiva, en la medida que se acredite en un expediente que esa persona puede entorpecer el desarrollo de una investigación penal y la posibilidad de alcanzar la verdad material, mucho más en delitos complejos como es la corrupción estructural. Ahora, en el caso específico de Boudou, habría que ver si se dan estos elementos como para justificar la prisión preventiva, porque era un expediente que se venía tramitando hacía muchos años, que siempre Boudou había estado a derecho. Boudou no ocupa ningún tipo de posición hoy de poder. Entonces, en ese marco, este estándar que es legal, hay que ver si es arbitrario o no es arbitrario en ese caso concreto. Sí, me parece que no es buena imagen institucional, una buena imagen en lo que es el respeto a las garantías individuales de las personas, se llame como se llame. Que se haya filtrado las fotos de Boudou detenido, en pijama, descalzo o la filmación propiamente dicha, o esa foto estilo trofeo simulando a Pablo Escobar….

AL: La posada que está con el chaleco...

AGD: Claro, la posada. Me parece que eso en realidad deslegitima lo que es el accionar de la Justicia y está confundiendo lo que es una una persecución penal legítima con lo que es la venganza estatal. Hay que tener mucho cuidado cómo se utiliza el ius puniendi (NdeR: es decir, derecho a penar) del Estado, porque no solamente se está limitando uno de los valores más preciado de las personas, que es su libertad, sino que también es una manifestación extrema de la fuerza estatal. Entonces, me parece que desde ese punto de vista, esa actuación no le hace bien a la construcción de una institucionalidad distinta, ni tampoco al sistema de garantías. 

Mariano Confalonieri: Andrés, en el último año y medio no fue el único caso. Los caso de Milagro Sala y De Vido también están en discusión, ¿vos crees que hay un patrón de conducta en la Justicia de priorizar la prisión preventiva?

AGD: Yo primero quitaría de este conjunto al caso de Milagro Sala, porque, en realidad, lo que se está haciendo es incumpliendo una medida cautelar dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con lo cual es más grave que cualquier otro…

MC: O sea que, a tu criterio, Milagro Sala debería estar en prisión domiciliaria...

AGD:  A mi criterio se tiene que cumplir la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y si, dentro de las posibilidades una posibilidad razonable es la prisión domiciliaria, ahí tendría que estar Milagros Sala, más allá de que como se sabe Milagros Sala. Ahora, con respecto a los casos que se vienen dando, reitero esto de la necesidad de ver si el estándar legal es razonable o no, y si estamos, en realidad, frente a un Lava Jato mani pulite (NdeR: expresión que nació tras un proceso judicial italiano que descubrió una extensa red de corrupción que implicaba a políticos y a grupos empresariales e industriales) Argentino o estamos, más que nada, frente al típico juicio de residencia colonial, que cuando dejas el poder, te juzgan y, mientras estás en el poder, nadie te toca. Si estamos, en realidad en la construcción de una nueva institucionalidad, en pos de combatir la corrupción estructural, o estamos pasando de Justicia legítima a Justicia amarilla. Estas respuestas o estas dudas las sabremos si, en todos los casos de corrupción que se vayan sucediendo relacionados con este Gobierno se aplican estos estándares de forma tan rigurosa, o esto si estos estándares no se aplican o se flexibilizan.

MC: Ahora, en el fallo de Lijo para detener a Boudou, él dice que se ampara en uno previo de la Cámara Federal, en el cual, cuando ordena la detención de De Vido, dice que todas las personas que estuvieron en cargos de poder en los últimos 12 años tejieron relaciones que pueden hacer una obstrucción de la Justicia. ¿Te parece razonable ese criterio?

AGD: A ver, el criterio es razonable, el tema es cómo lo aplicás. Una cosa es el caso Boudou, los hechos del caso Boudou y otros son los hechos del caso De Vido, que no son hechos iguales o constancias acreditadas en expedientes idénticas. De Vido sigue teniendo una posición de poder, sigue teniendo vínculos. Se demostró que había habido desviación y destrucción de pruebas. En el caso de Boudou, es una persona que no tiene ningún vínculo con el poder, ni capacidad de influir, y siempre ha estado conforme al Derecho. Entonces, el estándar que se crea en Boudou, es quizás razonablemente aplicado a De Vido. Pero en el caso de Boudou, no se dan las mismas constancias, de hecho, que puedan justificar que ese estándar, en ese caso, sea razonable ¿no? Por eso el estándar no deja de ser razonable, sino que las circunstancias del hecho del caso Boudou, lo convierte en irrazonable, y toda la puesta en escena, lo convierte en una situación bastante desagradable en lo que es el ejercicio del Derecho Penal, por parte del Estado. 

AL: Cuando hablas de la puesta en escena, te referís a las cámaras de televisión, la filmación desde su domicilio, desde Comodoro Py, al penal de Ezeiza; y las fotos…

AGD: Las fotos. Y esto que se filtró, de una persona frente al poder del Estado debilitada, detenida y que se filtra y se lo exhibe como un trofeo. Entonces, me parece que ahí estamos confundiendo lo que es el ejercicio legítimo del ius puniendi jurisprudencia estatal con la venganza estatal.

AL: Porque De Vido no se dio a conocer, pero simplemente porque creo que hubo un arreglo en medio donde no quería salir a la luz de todos. Entonces, arregló llegar de otra forma, pero sí se lo vio con el traje de preso... 

AGD: Que en un traslado te puedan ver con el traje de preso y demás puede estar dentro de una cuestión razonable. Ahora, que en una detención, como la de Boudou, trascienda lo que trascendió y se lo muestre en esa foto estilo trofeo, reitero, como fue la foto de Pablo Escobar abatido en un tejado con la CIA, con las fuerzas de seguridad colombianas, me parece que no le hace para nada bien al sistema institucional, al sistema penal y está exacerbando algo que es la venganza estatal, y no a la búsqueda de Justicia Penal.

AL: Ahora, pareciera que, sobre todo, De Vido tiene todavía esas relaciones políticas, esos vínculos tan marcados, ahora le soltaron la mano. ¿Es cierto que hay Justicia para ricos y no hay Justicia para pobres?

AGD: No sé si existe una Justicia para ricos y una Justicia para pobres. Lo que sí, el que tiene una mayor capacidad económica va a tener, en la Argentina de hoy, mayores posibilidades de defensa frente al sistema penal, que el que no lo tiene. Y el que tiene la capacidad económica porque ha participado, eventualmente, de una estructura corrupta va a tener mucho más dinero como para poder contratar defensas más sofisticadas, que permitan extender los plazos, a hacer defensas estratégicas más serias que aquel que no lo tiene. Por eso, me parece que si uno quiere encarar en Argentina el combate contra la corrupción de forma directa y eficiente, hay ciertas cuestiones que se tienen que empezar a discutir como la imprescriptibilidad penal y civil de las acciones penales y civiles en delitos de corrupción. Una ley razonable de recuperación de activos, porque de esa manera vos le estas quitando el financiamiento posible a un eventual corrupto, como para ser asistido por una aparatología particular para defenderse.  

MC: Ahora, ¿el problema de raíz no es la Justicia federal?, ya que los mismo jueces. Cómo creer en un mani pulite o en una cosa así, si son los mismos jueces los que o no hicieron Justicia o miraron para otro lado….

AGD: Es que si esto se va convirtiendo en un mani pulite, también un mani pulite le va a tocar a esos mismos jueces. Porque si existieron causas que estuvieron "crio" conservadas durante tanto tiempo, cuando determinadas personas estuvieron en el poder, y hoy, habiendo dejado el poder, esa misma Justicia, esos mismos jueces, en esa misma causa, tienen una velocidad y una celeridad en la tramitación de los mismos, en algún momento van a tener que dar cuenta de porqué durante determinado tiempo no activaron las causas. Entonces, si existe un mani pulite, un Lava Jato, en realidad con estos jueces, estos mismos jueces están abriendo la posibilidad de que también se los investigue a ellos. Si tomamos esta construcción de un mani pulite, de un Lava Jato como algo positivo, y como algo que va a generar una nueva institucionalidad, esto no puede dar lugar a dotar de impunidad a ciertos jueces con respecto a su pasado y a la no tramitación de las causas, por más que estos jueces ahora estén construyendo, supuestamente, un mani pulite argentino. 

AL: Bueno, de Lijo es una de las cosas que se dice y lo confirmó el abogado de Boudou diciendo que había una denuncia porque tenía cajoneada causas, que no había investigado como correspondía, y que, entonces, decide apresar a Boudou como respuesta...

AGD: Bueno, eso tendría que ser investigado por el Concejo de la Magistratura. Evaluar si existió o no existió un mal desempeño de sus funciones y si es pasible o no es pasible…

AL: Y por qué en cinco años la causa no se movió nunca...

AGD: Yo creo que es como un boomerang para estos jueces. Si estos jueces en estas causas hoy están llevándolas con un ritmo muy acelerado y procesalmente adecuado, pero durante algún determinado tiempo anterior, cuando estas mismas personas estaban en el poder, no investigaban, también serán pasibles de ser investigados como una suerte de teoría de sus propios actos, porque ellos mismos están haciendo un contra peso con un mismo baremos, que son ellos mismos. Ellos mismos se están confrontando, porque si durante tanto tiempo no hiciste absolutamente nada, y ahora acelerás, ¿está justificado que no hayas hecho nada? Y si no está justificado será un motivo para investigar si no hay una causal de mal desempeño del ejercicio de sus funciones. 

MC: El caso de Gils Carbó, te parece un ejemplo de que todos los gobiernos siempre quieren tener una Justicia más adicta. O te parece que era razonable que se apartara del cargo...

AGD: Uno de los principales avances de la reforma de 1994 fue consagrar, en la Constitución Nacional Argentina, al Ministerio Público como un órgano de extra poder, autónomo y autártico, para, de una manera, terminar con lo que muchos luchamos durante la década del 90, que el Ministerio Público no fuera un apéndice del Poder Ejecutivo. Ahora, la designación de Gils Carbó, oportunamente, convirtió al Ministerio Público en un apéndice, de hecho, del Poder Ejecutivo. Pero, institucionalmente, las leyes que se sancionaron eran leyes orgánicas del Ministerio Público que, de alguna manera, resguardaban y ampliaban la garantía del Ministerio Público. Ahora, si la renuncia de Gils Carbó va a traer como consecuencia una modificación de la ley orgánica del Ministerio Público, que lo va a convertir en un apéndice del Poder Ejecutivo, como es la propuesta que se está discutiendo en el Senado que va a desvirtuar los alcances del 120 de las Constitución, nos va a mandar a la década del 90. En realidad, estamos pasando de Justicia legítima a Justicia amarilla, y mucho más. Veremos quién es designado procurador o procuradora. La renuncia de Gils Carbó me parece correcta, porque fue una persona que en los hechos convirtió al Ministerio Público en un apéndice. Ahora, el post Gils Carbó, que es este proyecto de ley, hace que no tengamos un Ministerio Público como auxiliar de la Justicia autónomo, independiente, de extra poder, como lo pensaron los convencionales constituyentes, sino, directamente, y ya no de hecho sino legalmente, en un apéndice del Poder Ejecutivo. Y eso es un retroceso inexplicable.

AL: ¿Quién debería ser procurador o procuradora?

AGD: Debería ser una persona que pueda demostrar determinada y alta idoneidad técnica para el cargo, y a su vez una gran independencia del poder actual y de la oposición. Alguien que, tanto el Gobierno como la oposición, lo vean como una persona confiable, pero independiente e imparcial. Candidatos y candidatas hoy hay tantos como la lista de Sampaoli para ir al mundial de Rusia.. No sabemos, pero lo importante es que sea un hombre o una mujer que tenga una gran idoneidad técnica en la materia, que tenga una gran experiencia, pero que tanto para la oposición como para el Gobierno sea una persona equidistante, sino, realmente, el retroceso ya no va a ser, solamente, normativo, sino va a ser también fáctico.  

MC: Con lo que está pasando con los Paradise Papers y los casos de Aranguren y de Caputo. ¿Observás incompatibilidades en los negocios que tuvieron y la función que cumplen ahora, deberían dar un paso al costado?

AGD: Me parece que primero tendría que ser analizado si es susceptible o no es susceptible de una investigación penal. Si esto subsiste, analizar si está en una situación de incompatibilidad o no con respecto a la función pública. El problema es que el órgano que se encarga, que es la Oficina Anticorrupción, no es un órgano autónomo e independiente. No es ni el órgano, ni la persona que hoy está a cargo de la Oficina Anticorrupción. Entonces, me parece que el tema de los Panamá Papers y todas las filtraciones que se han dado a través del consorcio de periodistas, en el caso de estos dos funcionarios, tienen que, primero, analizar si hay lugar o no para una investigación penal. Y si hay una investigación penal, ver si se aplican los estándares que, hoy por hoy, se están desarrollando para estos casos que hablamos. En segundo lugar, ver si existe o no existe una situación de incompatibilidad con el ejercicio de la función que están hoy desarrollando. 

AL: Ellos sostienen que no, porque de hecho tener una cuenta offshore o en un paraíso fiscal no es un delito...

AGD: Bueno, pero obviamente ellos no van a declarar que son culpables, ni que están en una situación de incompatibilidad.

AL: ¿Pero es un delito tener una cuenta en un paraíso fiscal?

AGD: Depende. En sí mismo no es un delito, pero depende cómo se obtuvo y si se puede justificar cómo se obtuvo ese dinero, las triangulaciones…Si estaba declarado, si no estaba declarado… 

MC: Da para sospechar…

AGD: Claro, pero en principio, cada uno puede tener una cuenta donde quiere. La cuestión es, si no la ha declarado, si puede justificar desde dónde ese dinero ha salido. Y si no lo puede justificar ya está en problemas. Y si existe alguna sospecha de que ese dinero ha salido de algún origen que se relacione, directa o indirectamente, con la función que está desarrollando en la actualidad, da lugar a una investigación penal, a una investigación administrativa en término de ética pública. 

MC: Ahora, no dejaste claro cuál era tu idea, si es que estamos en un cambio Judicial positivo o vamos hacia una Justicia amarilla como dijiste….

AGD: Bueno, eso lo vamos a ver…

MC: Pero, ¿cuál es tu vaticinio?

AGD: No, yo estoy expectante a ver cómo se van a tratar los casos que vayan saliendo, los que vayan surgiendo…

MC: No te la querés jugar…

AGD: No es que no me quiera jugar. Vos podés hablar especulativamente o podés hablar con datos duros. A mí me gusta más hablar con datos duros. Especulativamente se lo dejo a tirar las cartas, a hacer horóscopo o a algunos que hacen que hacen cine o política de anticipación. Esa no es mi labor, o no me animo a hacerlo porque no tengo virtudes dramatúrgicas para hacerlo. 

MC: Pero todavía no hay datos...

AGD: Yo estoy expectante, porque tampoco creo que pasen cuatro años o que en estos dos años no haya acontecido absolutamente nada que pueda ser investigado relacionado con este Gobierno, como vemos hasta ahora. Bueno, veamos, cuando aparezcan, cuál es la reacción de la Justicia en aplicar estos estándares o no y veremos si vamos a un mani pulite o vamos hacia un tránsito de Justicia legítima a Justicia ilegítima, con lo cual sería, realmente, otra oportunidad perdida para la institucionalidad argentina.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias