Interna al rojo vivo

El PJ Bonaerense se debate entre el rechazo a Espinoza y la “unidad”

El matancero quiere seguir al frente del sello, pero Menéndez apuesta por la “renovación”. Las cartas de Cristina en la disputa. Cómo juega el randazzismo.
martes, 14 de noviembre de 2017 · 11:17:00 a.m.

BUENOS AIRES (Redacción) – Son tiempos de arduas negociaciones en el PJ Bonaerense, sumido en la desorientación desde la derrota de Cristina Kirchner. Como manda la tradición, un grupo de intendentes pretende “renovar” el justicialismo a través de la convocatoria al massismo y otros espacios, pero el kirchnerismo está dispuesto a dar pelea por retener el poder en la estructura orgánica del principal bastión electoral del país.

En una carrera contrarreloj a raíz del cierre de listas fijado para el próximo jueves, los intendentes buscan imponerse sobre el actual jefe del sello, Fernando Espinoza, quien tiene intenciones de renovar su cargo, aún a contramano del deseo de un grupo de alcaldes del Conurbano que pretende comandar el nuevo ciclo.

Por eso, además de Espinoza, ya están anotados en la carrera Gustavo Menéndez (Merlo), Walter Festa (Moreno), Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y hasta Mario Ishii (José C. Paz).

Claro que semejante proliferación de nombres en un espacio diezmado decantará en --como mucho-- dos o tres expresiones internas. Pero son tiempos de postulaciones.

Según pudo saber El Intransigente de uno de los candidatos en carrera, “la mayoría quiere que Espinoza se baje, hay un gran acuerdo en que no puede seguir. Pero también hay otros jugadores respondiendo a otros intereses”.

Se refieren, de ese modo, a Festa y Durañona, a quienes se identifica como parte de una “jugada” de Cristina para mantener su predicamento sobre la cúpula partidaria provincial. 

Otra de las posibilidades en danza es que las distintas manifestaciones respondan a la intención de acordar una “unidad”, lo que beneficiaría a Espinoza. “Esa es la estrategia del kirchnerismo: hacer tiempo”, advierten.

Si bien Menéndez busca ser el timón de la “renovación” en clave cafierista, Durañona se propone como el candidato del interior para “desconurbanizar” el peronismo.

Por su parte, Florencio Randazzo se mantiene fuera y se limita a “observar” la evolución del proceso. “Es una disputa por cargos, y de esa manera no van a reconstruir nada. De hecho, de poco sirvieron los cargos, porque Espinoza, cuando tuvo que dar una primaria, eligió irse del partido porque no la pudo evitar”, reprochan ante El Intransigente desde el entorno del ex candidato de Cumplir.

“Florencio va a tener un período de silencio, ya habló mucho durante la campaña. Está trabajando, de a poco, en la reconstrucción de una oposición que pueda ser competencia en 2019, con posibilidades de ganarle a Macri”, completaron.

El cierre de listas es el próximo jueves, y las elecciones internas están fijadas para el 17 de diciembre. Hasta esa fecha, todo es posible. 
 



Cargando más noticias
Cargar mas noticias