Frente a la justicia Federal

Muerte de Nisman: Lagomarsino expuso casi 10 horas y ratificó su primera declaración 

En su primera declaración como imputado, el técnico informático aseguró que la causa “le destruyó la vida” y negó todas las acusaciones en su contra 
martes, 14 de noviembre de 2017 · 10:17:00 p.m.

BUENOS AIRES (Redacción) - Como una relación “amo-esclavo”, así definió Diego Ángel Lagomarsino el vínculo que tenía con el fallecido titular de la UFI AMIA, Alberto Nisman, encontrado muerto de un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015. Se trató de la primera declaración indagatoria del técnico informático, como supuesto partícipe necesario del presunto asesinato de Nisman, hecho que se le imputó el miércoles pasado y por el que se le colocó una tobillera electrónica con GPS, que se activa si se aleja más de cien kilómetros de su casa. La declaración duró más de nueve horas y en varios tramos Lagomarsino se largó a llorar, explicaron fuentes cercanas al expediente. “Esta causa me destruyó la vida”, declaró en un momento Lagomarsino, quien también negó vínculos con el mundo de los servicios de inteligencia. 

La causa por la muerte de Nisman comenzó a tramitarse inicialmente en el fuero ordinario, pero tras varias idas y vueltas y pedidos de las querellas, llegó a la Justicia Federal. Allí se investiga desde 2016 y en la última semana se produjo el giro que re caratuló el expediente de muerte dudosa a asesinato.
La semana pasada, en su dictamen de más de 100 páginas, el fiscal Eduardo Taiano entendió que Lagomarsino formó parte de un plan criminal para matar a Nisman. Y aseguró que el técnico tuvo el rol de llevar un "arma amiga" para montar una escena de suicidio. Eso se pudo hacer, según el fiscal, por la relación de confianza de ambos. 

Hoy, Lagomarsino consideró que Nisman le “mintió” cuando le dijo que necesitaba que él le prestara su arma, una Bersa calibre 22, de la que salió el disparo mortal, para seguridad de sus hijas, porque él luego se enteró que las menores estaban de viaje por Europa. También negó que haya habido una relación homosexual entre ambos y afirmó que el vínculo que tenían le valió varias sesiones de terapia, por su incapacidad para decirle que “no” a Nisman.

Lagomarsino ratificó sus dichos iniciales sobre que en la tarde del sábado 17 de enero, Nisman le pidió que le preste un arma para cuidar de sus hijas, tras haber presentado tres días antes la denuncia contra la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA. Como en su anterior declaración, sostuvo que el salió entonces desde Puerto Madero hasta su casa en Olivos, donde agarró el arma y volvió al complejo Le Parc, en las primeras horas de la noche de ese sábado. Que el domingo no tuvo noticias de Nisman y que recién se enteró de su muerte el día lunes por la mañana. 

Un informe que marcó un nuevo rumbo

El giro fundamental del caso, que derivó en la imputación de Lagomarsino, comenzó en septiembre pasado, cuando Ercolini y Taiano recibieron un informe que surgió como resultado de una Junta Interdisciplinaria realizada por Gendarmería Nacional y que dio por probado que Nisman fue asesinado de un balazo. 

Entre los distintos puntos que surgieron y que pusieron aún más a Lagomarsino en el foco de los investigadores está la cuenta bancaria abierta en el exterior, en la que además de Nisman, su madre, Sara Garfunkel, y su hermana, Sandra, figuraba el técnico que también era empleado de la UFI AMIA.

Lagomarsino también tenía acceso remoto a los dispositivos electrónicos de Nisman, un punto sobre el que las querellas del caso, que representan por un lado a la madre y hermana del fiscal, y la de sus hijas, Iara y Kala, siempre hicieron hincapié. Y al que luego se sumó Taiano.

Lo que viene en la causa

Para la semana que viene están pautadas las indagatorias de Rubén Benítez, Néstor Durán, Luis Miño y Armando Niz, custodios de Nisman, por el presunto delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público". Todos ellos estaban destinados a la seguridad de Nisman, pero el domingo 18 demoraron más de 10 horas en entrar al departamento del complejo Le Parc, a pesar de que el fiscal no respondía a los llamados. 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias