GREMIALES

¿Se reabre la grieta en la CGT?

La Corriente Federal de los Trabajadores, que lidera Palazzo, convocó a un plenario en el camping de los farmacéuticos para discutir el lanzamiento de un 'plan de lucha' contra la reforma laboral macrista
martes, 14 de noviembre de 2017 · 05:52:00 p.m.

BUENOS AIRES (Redacción) - Pareciera que dentro de la CGT la grieta sindical vuelve a abrirse, ya que los denominados "Moyanistas" empiezan a contar con el apoyo de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), que lidera el bancario Sergio Palazzo, y comenzarían a empujar un paro general en reclamo por la reforma laboral macrista. Algo que para los conocidos como los "Gordos" y los "Independientes" no se concretaría en el futuro cercano. 

Es que la CFT convocó a un plenario en el camping de los farmacéuticos, en Luján, para discutir el lanzamiento de un "plan de lucha" contra la reforma laboral macrista, según afirmó el secretario de prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe, horas después que el triunviro Carlos Acuña anunciara que la central obrera no tiene previsto lanzar protestas contra la iniciativa del Poder Ejecutivo, ya que el tridente espera negociar artículo por artículo con los cuadros técnicos del Ministerio de Trabajo hasta que finalmente el texto ingrese al Congreso.

Incluso, si la ley no se ajusta a lo que pretende la central obrera se volcarían al diálogo con los legisladores para persuadirlos de apoyarla o rechazarla. Sin embargo, Palazzo no opina igual, ya que para Berrozpe el proyecto que proviene del Ejecutivo es "muy malo". "Son reformas que no solamente se descargan sobre los trabajadores, sino que luego de aplicadas, en caso de prosperar, van a significar una mayor caída del mercado interno y una menor posibilidad de tener empleo de calidad", afirmó.

En declaraciones a AM 750, el bancario explicó que los efectos de estos proyectos fueron "corroborados durante las últimas dos décadas del siglo pasado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de que no generan empleo, sino desempleo". En tanto, en las últimas horas, funcionarios del Ministerio de Trabajo, que lidera Jorge Triaca, admitieron que podrían haber correcciones al proyecto.

En ese sentido, según Ámbito Financiero, el Gobierno prometió modificar el artículo que ponía en un pie de igualdad a empresarios con asalariados, en contra de cualquier legislación protectora del trabajador, y suavizó aspectos ligados a las indemnizaciones, los "bancos de horas", la prescripción para los créditos laborales y los cambios unilaterales en los contratos, puntos que la central sindical había considerado inaceptables.

De todas maneras, Berrozpe advirtió que el cambio en la igualdad entre trabajadores y empresarios es "importante", pero no alcanza. "Se ocultaba bajo el eufemismo de la cooperación", analizó, y añadió: "Todas las remuneraciones normales y que el trabajador recibe durante el año deben entrar en el conjunto de una indemnización. Los convenios y acuerdos salariales están integrados por muchos paliativos y compensaciones que forman y promedian el salario. Y no son solo sumas mensuales, sino, por ejemplo lo que recibimos por el Día del Bancario o las compensaciones anuales (bonos de fin de año)".

Asimismo, los funcionarios nacionales aceptarían mantener el plazo de dos años para iniciar un juicio laboral por despido, cuando en un principio se planteó bajar a uno. "Es insuficiente, una de las cuestiones no reparadas de las muchas reparadas, durante la anterior gestiones. Para desalentar que las patronales cometan irregularidades se debe volver a los cuatro años que establecía la ley de contrato de trabajo", sentenció.

Además, reclamó una nueva reunión del Comité Central Confederal, que en octubre pasado pasó a cuarto intermedio. "El diálogo tiene que tener un límite durante este mes y reanudarse el Comité central Confederal a efectos de adoptar medidas de acción. En ese sentido, hoy (por este martes) nos vamos a reunir para implementar un encuentro de militancia el próximo 20 de noviembre, donde se anunciará una movilización articulada con distintos sectores sindicales", aseguró Berrozpe.

"Es mucho más que la flexibilización laboral, porque está el robo que se concreta contra los jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y las familiares, los que necesitan planes sociales para superar difíciles circunstancias. La agresión está sin límite. La reforma tributaria solo favorece a los sectores más concentrados y económicamente más poderosos. Tememos por el déficit fiscal aumentado en una proporción peligrosa durante esta gestión. Estas medidas son para ofrecer garantías a los acreedores de que nos vamos a ajustar el cinturón para poder cumplir los compromisos de este endeudamiento con el que se sostiene un plan económico, que no es viable y no puede sostenerse por sí mismo", finalizó el bancario.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias