HISTORIA DE VIDA

Cáncer de mama: "Pensar en una mutilación me daba miedo"

Conocé la historia de vida de Giselle Rumeau, una superviviente al cáncer de mama
Cáncer de mama: "Pensar en una mutilación me daba miedo"
SALUD.Sobrevive al cáncer de mama
jueves, 19 de octubre de 2017 · 11:24:00 a.m.

BUENOS AIRES (Redacción) -  Historia de vida: una superviviente al cáncer de mama. Hoy es el Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer de Mama y te contamos la historia de vida de una mujer que sobrevivió a esta enfermedad.  Ella tardó en ir al médico. Cuando lo hizo, descubrió que estaba enferma y desde entonces se ha dedicado a repetir una y otra vez sobre la importancia de hacerse los controles para prevenir el cáncer de mama. Estamos hablando de la periodista Giselle Rumeau. Te contamos los detalles de su historia de vida.

Giselle Rumeau es periodista y trabaja en El Cronista. Ella sobrevivió a un cáncer de mama que le diagnosticaron en el año 2011 y suele hablar del tema, reforzando que la información es un pilar fundamental para la prevención de la enfermedad.  En una entrevista con La Nación, Giselle explica: "Yo cometí la torpeza de hacerme la mamografía de control y tardar un año en llevar el resultado a mi ginecóloga. '¡Sos periodista, cómo vas a hacer eso!', me retó. Y así me fui, shockeada, con una noticia que fue una bomba".

Sobre la forma en que le tocó sobrellevar esta dura situación, Giselle Rumeau contó: "No hay una receta para sobrellevar algo como esto, pero sí quiero dejar claro que lo más importante es hacerse la mamografía. Y sobre todo, tener ganas de vivir. Las ganas de vivir te ayudan a sacar fuerzas de donde sea". Sin duda, uno de los primeros temores que sintió Giselle, estuvo asociado con la extirpación de la mama. "Pensar en una mutilación me daba miedo". Pero esto no ocurrió y solo le quitaron el tumor que dejó una pequeña cicatriz.

Giselle Rumeau siguió trabajando durante todo el proceso de la quimioterapia; en ese entonces no estaba en pareja y no tenía (ni tiene) hijos, por lo que el camino transitado fue junto a sus padres y su hermana.  "Lloré una semana, lloré la segunda y la tercera dije ‘basta’. Yo no puedo llorar más porque tengo que estar bien para afrontar esto. Mi médico psiquiatra fue otro pilar fundamental, en el que me apoyé durante todo el tratamiento", recuerda.

"Volví a ser más hija que nunca. En la época de la quimio me iba hasta Quilmes, donde viven mis papás, y me quedaba a comer y a dormir. A los 42 años, mi papá se iba a otra piecita y yo dormía con mi mamá. Era una necesidad de volver a la cueva, como un pájaro herido que regresa a su refugio". Además, la periodista habló del difícil rol que le toca vivir a quienes acompañan el proceso y la responsabilidad que le trasladan al paciente.

"Los pares tienen miedo, porque uno se transforma en un espejo de lo que el otro no quiere ser. Entonces surge el 'vos hiciste algo. O vos comiste mal. O vos sufriste mucho'. Que la gente te responsabilice es muy fuerte y doloroso”, explicó.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias